Apple presentó el miércoles nuevas versiones del iPhone, los de gama muy alta iPhone Xs y Xs Max, pero también una versión más accesible, el iPhone Xr, durante su gran evento anual dedicado a las novedades.

Los iPhone develados en su sede de Cupertino son las versiones más sofisticadas y rápidas del iPhone X, lanzado el año pasado para conmemorar los diez años del producto bandera de Apple, del que es financieramente muy dependiente.

La marca presentó el modelo en dos tamaños: 5,8 pulgadas (14,7 cm) y un modelo “Max”, con una gran pantalla de 6,5 pulgadas (16,5 cm). El precio de venta del Xs es el mismo que el que tuvo a la salida el iPhone X en 2017, 999 dólares en Estados Unidos para la versión básica. El Xs Max se venderá a partir de 1.099 dólares.

“Este es el iPhone más avanzado que hemos creado”, afirmó a propósito del iPhone Xs el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, ataviado con camisa azul y zapatillas deportivas blancas, en el escenario del Teatro Steve Jobs, en su futurista sede.

El grupo hizo énfasis en la calidad de la pantalla OLED y de la cámara fotográfica, que permiten aprovechar mejor el video y las aplicaciones de realidad aumentada, dos áreas en las que Apple trabaja buscando diversificar sus actividades comerciales ante un mercado mundial de teléfonos inteligentes saturado.

El Xs y el Xs Max estarán disponibles para encargos anticipados a partir del viernes con entrega a partir del 21 de septiembre.